Scroll to top

Rehabilitación energética, la mejor inversión


El Reformista - 21/11/2018 - 0 comments

Rehabilitación energética en el hogar

Si estás pensando en rehabilitar tu casa, puede que sea el momento decisivo para hacer de ella un hogar más sostenible en todos los sentidos: tanto para evitar el derroche innecesario de energía -tan perjudicial para el planeta-, como para ahorrar en tus facturas. Si quieres saber qué obras son necesarias para lograrlo y los beneficios que ello conlleva, sigue leyendo porque a continuación detallamos las claves que hacen que la rehabilitación energética de tu vivienda sea la mejor inversión.

¿Qué obras implica?

O lo que es lo mismo, por dónde empezar a construir un hogar más sostenible. Una de las mejoras más efectivas a la hora de realizar una rehabilitación energética es la instalación de un aislamiento térmico en la fachada. Su principal característica es que envuelve el edificio, reduciendo los puentes térmicos o, dicho en otras palabras, el intercambio de calor y frío con el exterior. Según los expertos, la realización de esta reforma se traduce en un ahorro aproximado del 30% del consumo energético.

Cambiar las antiguas ventanas por unas más nuevas, más eficientes y con un buen aislamiento térmico es fundamental para mejorar la eficiencia energética de una vivienda. La instalación de unas nuevas ventanas con perfiles de PVC o de aluminio con rotura de puente térmico, junto con unos vidrios dobles o triples, evitarán que en la época de bajas temperaturas se pierda el calor de la vivienda.

En cuanto a la calefacción, la medida más habitual es cambiar la caldera antigua por una de alto rendimiento energético e instalar unos radiadores más eficientes. Si dispones de un presupuesto mayor, la calefacción por suelo radiante puede ser una opción muy interesante, ya que se consigue una distribución del calor perfectamente homogénea por toda la superficie de la vivienda, incrementando el confort del hogar.

La iluminación puede suponer un porcentaje alto en el total de la factura eléctrica de tu casa, por lo que sustituir las lámparas con bombillas tradicionales por otras con tecnologías más eficientes como la LED puede ayudarte a ahorrar de manera considerable. Optar por electrodomésticos con calificación energética A+ o A++ es otra buena opción para lograr un mayor ahorro energético en tu hogar.

La instalación de energía solar térmica permite aprovechar los rayos del sol para calentar agua caliente sanitaria, la calefacción o la piscina. Sus resultados son tan buenos que en los edificios de nueva construcción la instalación de paneles solares térmicos es ya obligatoria, según el nuevo Código Técnico de Edificación (CTE).

¿Qué consecuencias tiene este tipo de reforma?

Mejoras tu calidad de vida. Un buen aislamiento térmico, de la misma manera que tener un sistema de calefacción apropiado que ayude a mantener tu casa a una temperatura adecuada, hace que la calidad de vida sea mejor al evitar enfermedades.

Ahorras más. Invertir en un buen aislamiento térmico no sólo evita el derroche de energía, sino que hace que tu vivienda requiera menos electricidad para mantener la temperatura. Esto hará que tus facturas de la luz desciendan considerablemente.

Cuidas el medio ambiente. Desde el momento en el ahorras energía, estás evitando también su derroche y malgasto, y por tanto contribuyendo a cuidar nuestro planeta.

Aumentas el valor de tu vivienda. Una vez acometidas las obras de mejora de tu hogar, el precio tu vivienda se revalorizará. Los expertos calculan que puede incrementar su valor hasta un 25% tras efectuar estas obras de rehabilitación o reforma dirigidas a que la vivienda consiga una cualificación energética adecuada.

Mejoras la durabilidad de tu inmueble. Esta serie de medidas para mejorar la eficiencia energética en la vivienda afectan directamente al incremento de la vida útil de tu casa, al mismo tiempo que mejoran la resistencia y el diseño de la misma.

Si deseas más información sobre cómo realizar una rehabilitación energética en tu hogar llámanos:  948 223 365